En palabras de Blake: “a pesar de tener unas reglas mal redactadas, Conan: El juego de cartas mola lo suyo.”