O como también se podría decir, “sentar la tuerse”.