Por si queda alguien que aún no se lo ha leído, ahí va el artículo de Abelman: “Los balrogs NO TIENEN ALAS”.